1. Inicio
  2. Participantes
  3. Colectivo Artístico El Cuerpo...

Colectivo Artístico El Cuerpo Habla

Medellín, Colombia. 2003

Nace por la necesidad de inquirir por la relación arte-cuerpo-ciudad, a través de la investigación-creación en artes, generando una pregunta sobre el acontecimiento de la carne y cómo el cambio de paradigmas expande conceptos como representación, resistencia y fabulación, que permiten diseñar estrategias en la construcción de tendencias artísticas desde técnicas y saberes diversos, talleres artísticos, diálogos interdisciplinares, propuestas pedagógicas abiertas a la multiplicidad y la divergencia.

Dos investigaciones en curso y cuatro terminadas, apoyadas por la Universidad de Antioquia y MinTIC. Más de 40 performances desde el 2009 realizados en el mundo, y exposiciones colectivas e individuales.

Ganadores de cuatro becas de creación y una beca de circulación con la Alcaldía de Medellín, dos becas de circulación internacional con Mincultura. Premio Sara Modiano (2014). Finalista Nuevos Talentos en el Arte (Cámara de Comercio en Medellín, 2014). Beca IBERESCENA (2013). Primer premio (2009), segundo premio (2010) y tercer premio (2011) en el Festival de Performance de la Comuna 4. Finalista del Premio Nacional de Cultura UdeA (2014 y 2021).

Alianzas con diversas entidades, comunidades, artistas y pensadores. Invitados a eventos académicos para presentación de resultados y más de 20 publicaciones en revistas nacionales e internacionales indexadas y no indexadas, libros y capítulos de libros.

Se inicia en el 2003 como asignatura electiva para los estudiantes de Artes Plásticas de la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. En el 2007 surge el Semillero de investigación-creación, pero se consolida como colectivo artístico independiente en el 2009.

El Cuerpo Habla, es sobre todo un nicho de trabajo para la toma de conciencia de las diferentes fuerzas que han operado y operan sobre el cuerpo; el arte es la matriz de donde toma sus fórmulas de activación: la resistencia, la fábula, la carne, el vínculo colectivo. Una cierta pedagogía líquida en la que cada una de las obras han sido los momentos de concentración de los cuerpos (en todo el sentido de la expresión), es decir, que solo cobra la dimensión real cuando se tiene ocasión de atestiguar los diferentes momentos en los cuales este cuerpo ha actuado como un verdadero superorganismo dotado de consciencia. 

(Texto de Gabriel Mario Vélez Salazar)

Vadear

Registro fotográfico: Camila Malaver Garzón

Ficha técnica

VADEAR

Video monocanal, vestuario y nueve fotografías

Video (5:24 min), nueve fotografías (50 x 57 cm c/u) y vestido (150 x 23 x 4 cm)

2011

Sobre la obra

Proyecto ganador de la VIII versión de Becas a la Creación Artística y Cultural Arte No convencional – Performance, Secretaría de Cultura Ciudadana, Alcaldía de Medellín, 2011. Beca de Circulación Nacional e Internacional para Artistas y demás agentes de las Artes Visuales, Convocatoria de Estímulos del Ministerio de Cultura, 2012.

Vadear inicia en una experimentación que El Colectivo Artístico El Cuerpo Habla realizó en el 2010, Rodar por la vida, la cual tenía la particularidad de rodar por un espacio determinado durante un lapso considerable de tiempo. Se presentó en el Festival de Performance de la Comuna 4 en el año 2009 y obtuvo el primer premio. Sin embargo, quedó la sensación de que la experiencia no se había agotado, ni creado un impacto social real, un movimiento hacia el desprendimiento y una resistencia de todo un pueblo en un grito unánime. Se le dio un giro a la experiencia, proporcionándole la envergadura necesaria para crear un acontecimiento urbano.

A partir de la sutura que se le hace a la quebrada Santa Elena en la primera mitad del siglo XX, se recorrió parte del cauce censurado, vadeando, serpenteando, creando un movimiento idílico, lento, que recordara el agua que aún corre bajo el pavimento. Gritando su silencio, evocando toda su inmensidad, cómo fue parte del “desarrollo” de La Villa de la Candelaria y ahora de su olvido. El movimiento de los cuerpos en el pavimento permitía la fluidez para llevar a término este propósito.