1. Inicio
  2. Participantes
  3. Colectivo Kurripako Baniwa

Colectivo Kurripako Baniwa

Inírida, Guainía. 2008

Marcos Dagama González, Mariela Ponare Rodríguez

Marcos es nacido en el resguardo Cuayare Pajuil, en Caño Carbón, a donde viaja desde Puerto Inírida recorriendo el río durante un día, sentado en su bongo de madera, empujando las aguas con el canalete que él mismo fabricó. En su resguardo aún existen las casas ancestrales de los baniwa, quienes abandonan el lugar en época de invierno cuando las aguas apenas respetan la parte alta de la roca, donde se construyeron las casas y las cortezas de los árboles que Marcos reconoce como el camino para llegar a casa. Allá creció con su abuela y sus cuatro tíos, puesto que es huérfano, como el personaje del mito de origen de los baniwa. Desde niño aprendió a tejer de su madre, y aprendió a pescar y a cazar con arco y flecha de sus tíos. Pasaban horas cazando en el monte, donde aún hay selva virgen de donde Marcos extrae el material para elaborar sus creaciones.

A los baniwa los llaman guache solin que significa ‘animales cazadores’.

Mariela es sikuani y principalmente tejedora; también hace platos y tinajas de barro recogido del río en Puerto Inírida en el Guainía. Utiliza la fibra de la palma chiqui chiqui, el cogollo y el cumare de la mata de moriche que, como dice la artista, “cae como un cabello largo”. Mariela procesa la palma hasta sacar el hilo para tejer.

Marcos y Mariela son pareja y tienen cuatro hijos. Regresaron hace cuatro años a Colombia desde Venezuela donde vivieron diez años con la madre de Mariela.

Lisheka lieje mapachika ñapirrikuli (Artes mágicos del huérfano)

Registro fotográfico: Pablo Rincón Díaz

Ficha técnica

LISHEKA LIEJE MAPACHIKA ÑAPIRRIKULI (Artes mágicos del huérfano)

Talla madera, bejuco, chonta de urracas, veradas, moriche y peraman

Kanoa: 200 cm x 30 cm; Nasa trapador: 30 cm x 25cm; Canalete: 140 cm x 20 cm; Sagaya: 140 cm x 7 cm; Matapi: 140 cm x 15 cm; Arco: 130 cm x 3 cm; Vara pesca: 270 cm x 2 cm; Cacure 120 cm x 100 cm; Flecha: 150 cm x 1cm; Nasa trampero: 30 cm x 75 cm; Cerbatana 70 cm x 4 cm.

2022

 

Sobre la obra

Lisheka lieje mapachika ñapirrikuli (Artes mágicos del huérfano)

Ñapiríkuli es el huérfano del cielo que nació del hueso y habita en el Raudal Culebra. Es el dios que intercede por el ser humano, lo cura y a veces lo reprende. Viajó por el mundo y el cielo, creando los animales, las plantas y al ser humano. Se le reconoce como el liberador, porque atrapó a la serpiente Lucero con la nasa, una red de pesca cilíndrica que se clava en el agua de los encierros de los caños. Puso nasas en muchas partes: el Raudal Culebra, el Raudal Espíritu, el Raudal Mosquito Blanquillo y el Raudal Hueso de Garza. Fue en Kufaipan donde el Huérfano atrapó la serpiente, la despedazó y botó sus restos por todos los ríos.

Desde la creación y pasando por cada generación, los indígenas kurripako del Guainía han conservado la tradición de la pesca artesanal utilizando el bongo, el canalete, la nasa, el cacure, la sagaya, el matapi, la cerbatana, la vara de pesca, el arco y la flecha para recoger el alimento de los ríos. Las herramientas son fabricadas de manera artesanal con la madera y el material de bejuco, palma de seje, parature, chonta de urracas, mata de curraca, veradas, moriche y peraman que extraen de la selva virgen, cerca de las casas ancestrales de su pueblo que se inundan en invierno, donde los ríos solían estar llenos de peces y de la piedra donde aún habita el Huérfano.

Los abuelos de Dagama usaban el bongo para pescar y durante el invierno recolectaban pepas y semillas y las guardaban en este objeto. Siguiendo las costumbres de sus tíos, sus abuelos y sus tatarabuelos, Marcos aprendió a hacer la flecha, a fabricar el nasa trampero, así como el potrillo y el canalete. La familia de Dagama y Ponare ha crecido alrededor de esta práctica, que es herencia de su familia y de su pueblo kurripako del resguardo Coco y Cuayare Caño Carbón, en el Guainía.