1. Inicio
  2. Participantes
  3. Franz Xaver Faust

Franz Xaver Faust

Garmisch, Baviera, 1953

Franz Xaver Faust nació en 1953 en Garmisch (Baviera). Estudió etnología y geografía en la universidad Ludwig-Maximilians de Múnich, donde también se interesó por la botánica. Ha sido profesor en las universidades del Cauca, Leipzig y Ludwig-Maximilians y en la Fundación Universitaria de Popayán. Su trabajo está centrado en entender la cosmovisión amerindia en Colombia y en otros países del continente. Desde 1987 estudia la evolución de la especie humana. Entre sus libros publicados en castellano, todos por la editorial de la Universidad del Cauca, están: Un viaje por los países míticos de Colombia, 2004; Conceptos y prácticas médicas de ruana, 2017, y Herederos de Eva, 2018. En el contexto del Salón Nacional de Artistas 46SNA, está participando con la serie de dibujos y pinturas Cosmogénesis. Esta obra parte de un acercamiento del concepto “Ptans” de la cultura nasa que representa cosmogonías de culturas aledañas a la cadena volcánica, a la sierra nevada del Cocuy, al macizo colombiano, y a los ríos Saldaña y Magdalena.

Cosmogénesis

Registro Fotográfico: Pablo Rincón Diaz

Ficha técnica

COSMOGÉNESIS

Dibujo y pintura

15 piezas de 35 x 25 cm 

1998-2010

Sobre la obra

Imágenes que representan cosmogonías de culturas aledañas a la cadena volcánica, a la sierra nevada del Cocuy, al macizo colombiano, a los ríos Saldaña y Magdalena. Todas tienen en común lo central del elemento agua. En muchos casos, el agua asciende y desciende de manera espiralada a través de seres que la cuidan, se convierte en roca, se convierte en montaña, pero está siempre presente articulando el mundo. Según la mitología aledaña a la región de San Agustín, la tierra emergió del océano subterráneo, pero esta se encontraba en peligro de inundarse de nuevo. Las inundaciones fueron causadas por culebras gigantescas que vivieron en las lagunas y en los ríos. Los héroes culturales conjuraron a las culebras con la finalidad de eliminar el peligro de las inundaciones, convirtiéndolas en cordilleras rocosas que atraviesan las llanuras del río Magdalena; ahí se evidencia el parentesco entre agua y montañas. En la región de San Agustín se considera que la Madre Agua, la madre de toda vitalidad, tiene dos formas de presentarse: ya sea como una culebra o como una mujer extraordinariamente bonita. En esta misma región, corre joven el río Magdalena; si viajamos por su cauce hacia el norte llegamos al lugar donde habitan los indígenas coyaimas y natagaimas, donde también habita la Madre Agua, a quien ellos denominan la Mohana. En las alturas de los Andes encontramos al Mohán, quien en el macizo central de Colombia lleva el nombre de “Jucas” y ha sido declarado como el dueño de toda vida silvestre. En las alturas, este hombre tiene su compañía femenina llamada la “Puma”, una mujer bonita de senos muy grandes cuya leche de sus senos puede causar la inesperada crecida de los ríos. Estas mujeres encargadas de la protección de las montañas y de la circulación del agua cambian de nombre según las regiones: en la Sierra Nevada del Cocuy se llaman “las mancaritas”, y en la Sierra Nevada de Santa Marta “las montunas”. En ellas también se manifiesta el hecho de que las cordilleras y las aguas sean genéticamente las mismas y que lo equivalente se encuentra en las profundidades y las cumbres. Así, el líquido desciende de las cumbres altas, de las lagunas en las cordilleras y los cerros en los que brota agua hasta que alcanza de nuevo el mar subterráneo. No se consideraría un pensamiento indígena si este movimiento fuera en un solo sentido. El agua, para el indígena y el campesino, tiene también su contracorriente, de modo que se dice que las nubes toman agua en los ríos y las lagunas de la tierra caliente para descargarla precisamente donde esta nace; en tanto los arcoíris la elevan desde los ríos, lagunas y pantanos hacia las nubes, los truenos las reciben y la devuelven a los cerros. De esta forma se genera una circulación de arriba para abajo y viceversa, simultáneamente.

El Mohán reaparece en las aguas ribereñas del pacífico bajo el nombre de “Demonio”, esto demuestra que hay conexiones entre territorios que escapan a la representación de los mapas.

Del libro Cosmovisiones populares indoamericanas

Franz Xaver Faust

Editorial Universidad del Cauca